Resultados 0 - 5 de aproximadamente 2 de "Cruz Suero Francisco Javier de la Juez Pedaneo" en período de 1532 a 1900
1.
Perteneciente al 2 de Marzo de 1789
Tomo XV B, XV f 352 v a 354

- Respecto de la providencia dictada por el Virrey, el 12 de febrero último, diferida en acuerdo del 20 del mes pasado, se comisiona al Alcalde de la Hermandad de Coronda para formar la lista de los vecinos de ese partido que han ofrecido espontáneamente carruajes y ganados – que ratificarán bajo firma – “para la erección y fomento de la villa o población que han representado por conveniente en el Arroyo de las ovejas, compuesta de toda aquella gente perniciosa en su partido, y que no tienen establecimiento propio en él ni haciendas bastantes con que mantenerse”. De acuerdo con la referida orden, el Cabildo dispone el nombramiento de Jueces Pedáneos los siguientes distritos: Carcarañá, desde este río hasta el Arroyo Monje, a Francisco (Javier) de la Cruz Suero; Arroyo Monje, desde éste “hasta el norte Colastiné incluso el lugar de Rosquín”, a Julián Alzugaray; y Chañares, “distrito que corre desde el paso de Santo Tomé a la parte Norte, hasta los fines de esta jurisdicción”, a Martín Roa de Larrachea. Se resuelve citar a los electos, y elevar al Virrey testimonio de todas estas actuaciones. En razón de estar próxima la celebración de San Francisco Javier, se dispone oficiar su misa votiva el 15 de corriente.

2.
Perteneciente al 30 de Marzo de 1789
Tomo XV B, XV f 358 v a 364 v

- El Procurador General, en respuesta a la vista que se le dio del expediente iniciado para el establecimiento del Hospital, hace presente que resulta del alcance $ 229 y 2 y cuartillo real, y de principal y réditos reunidos $ 5137 y 4 reales y solicita se proceda a la cobranza de los réditos vencidos. Se ordena al Escribano tomar dicha cuenta, hasta diciembre de 1788, para determinar. Mediante pedimento, Lucas de Echagüe y Andía solicita tomara censo del 5 por ciento $ 500 del noveno y medio del hospital, para cargo seguro ofrece la hipoteca de su casa. Se reserva el pedido, hasta que se determine esta materia. Por oficio, Martín Francisco de Larrachea, electo Juez Pedáneo del distrito que corre desde Santo Tomé, por el Salado, al Norte, expone que para poder ejercer necesita el auxilio de 4 soldados de la Compañía de Blandengues, que alojaría en su estancia. Como el cuerpo carece de facultad para acceder al pedido, y se estima que el Comandante de Armas tampoco la tiene, se resuelve elevar la solicitud al Virrey. A propuesta de Alcalde 1º se declara que las facultades de los jueces Pedáneo son las siguientes: “cuidar, celar y vigilar” la persecución y exterminio de ladrones y “gente perniciosa”, remitiéndolos a cualquiera de los juzgado ordinarios, con su parte de sus delitos y depositando sus bienes en vecinos, hasta su embargo. En caso de que los delitos sean leves y de poca consideración, los podrá desterrar, remitiéndolos al establecimiento que el Virrey determina; 2º) Evitar los juegos sin excusa la más leve falta, porque cotos “tan perniciosos entretenimientos” son los que provocan los mayores desórdenes que terminan con pendencias y heridas mortales;3º) Cuidar que en todos los establecimientos se hagan sementeras y labranzas a fin de que tengan su sustentación y no están ocupados en ejercicios prohibidos y perjudiciales, 4º) Impedir la compra y extracción de hacienda sin las debidas licencias, pases y guía, reteniendo los animales de los infractores y dar cuenta al Alcalde 1º, 5º) Cuidar que no haya amancebamientos “ni otros desórdenes en ofensa de Dios, y de la Patria y República”, y advertir a los que no cumplen con los preceptos de la Iglesia, que “harán reos de Dios por su omisión”; 6º) Impedir la recogida de hacienda sin la licencia pertinente o suya. En tal caso, ordenará a los hacendados que concurran a aportar sus animales, separando los ovejunos y de marcas no conocidas, los que pondrá a disposición del Cabildo; 7º) Capturarán a “todos aquellos vagos y gente ociosa” y a los que comentan “muertes, robos y otros insultos de gravedad”, remitiéndolos a los juzgados ordinarios. 8º) En razón de la gran distancia a esta ciudad, tendrán facultad para oír demandas verbales “hasta la cantidad de doce pesos”. Todas estas facultades, sin perjuicio de los que poseen los Alcalde de la Hermandad. El cuerpo designará dichos jueces, anualmente, o por el tiempo que estime conveniente. Julián Alzugaray y Francisco (Javier de la Cruz) Suero asumen como Jueces Pedáneos.

Programa ADAI Archivo General de la provincia de Santa Fe