Resultados 65 - 70 de aproximadamente 228 de "Junta de Propios" en período de 1532 a 1900
66.
Perteneciente al 7 de Enero de 1790
Tomo XVI A, XVI f 06 a 07

- Se abre el punto a las causas civiles. Las cuentas de Propios y Arbitrios, y su documentación correspondientes a 1788, dadas por el Mayordomo José Manuel Villaseñor, que fueron remitidas por la Junta Municipal de dichos ramos, se trasladaron al Procurador General.

67.
Perteneciente al 28 de Enero de 1790
Tomo XVI A, XVI f 16 a 21 v

- El Alcalde 1º en una extensa exposición fundamenta los motivos que tuvo, como Juez de Residencia, para suspender al Alguacil Mayor José Manuel Troncoso, y la nulidad de su reposición dispuesta por el actual Juez, el Alcalde 2º, sin que ello signifique oponerse al mismo ni a la continuación de su desempeño. Señala que lo hace con el único fin de justificar su medida. Expresa que para su reasunción el Alguacil Mayor, debe indicarse de los siguientes cargos: 1º) en haber retractado, en un acuerdo de 1789, la terminación unánime del cuerpo sobre una consulta al Virrey; 2º) De participar en la Junta de Propios y Arbitrios como vocal, no obstante haberlo ésta separado; 3º) Haber ejercido el oficio de Fiel Ejecutor, contrariando la ley 11, título 6, libro 5 de la Recopilación de Indias; 4º) De haberse desempeñado como Alcalde Carcelero sin las fianzas pertinentes y 5º) De otros cargos que penden de la decisión del Virrey. A su propuesta se resuelve pasar testimonio de este acuerdo al Juez de Residencia, y a la Real Audiencia, para que ésta determine, suspendiéndose la asunción del Alguacil Mayor. Salvador Ignacio de Amenábar, y Juan de Quintana asumen como Procurador General sustituto y Mayordomo de ciudad, respectivamente.

68.
Perteneciente al 4 de Febrero de 1790
Tomo XVI A, XVI f 24 v a 26 v

- Se abre la sesión y atento haberse omitido, “por natural olvido” notificar al Alguacil Mayor que el cuerpo, en acuerdo del 28 de enero, dispuso mantener su suspensión hasta la resolución de la Real Audiencia, se dispone cumplir dicho trámite. En razón de que en la actualidad la Junta Municipal de Propios y Arbitrios, se halla con un vocal manos que los prescriptos por la Ordenanza de Intendentes, por contar el Cabildo con un solo Regidor se resuelve consultar al Virrey si continuara así, o es necesario la designación de un vecino para completar el número.

69.
Perteneciente al 4 de Febrero de 1790
Tomo XVI A, XVI f 23 v a 24 v

- Se difiere el oficio del Juez de Residencia del 3 del corriente que remite su auto del día 1º, en respuesta del que le cursó el cuerpo el 29 de enero. Mediante pedimento, el vecino Antonio Barrenechea, solicita licencia para trasladarse a Buenos Aires para desempeñarse como Mayordomo o Receptor de Arbitrios, y presenta por sus fiadores, en cantidad de $ 1000 cada uno, a Pedro Gaviola y Juan Ventura Denis. En tanto éste regrese a la ciudad, ofrece en su lugar, provisoriamente, a Ignacio Crespo. El cuerpo admite los fiadores. Se dispone que las cuentas de José Manuel Villaseñor, de 1788, ya revisadas por el Procurador General, se pasen a la Junta de Propios y Arbitrios. Se ordena que una vez otorgadas las fianzas ofrecidas, por Antonio Barrenechea, se le de testimonio de ellos y de los demás documentos que pide, informándose al Virrey de éstas actuaciones.

70.
Perteneciente al 22 de Febrero de 1790
Tomo XVI A, XVI f 27 a 34

- El Alcalde 1º José Ignacio de Uriarte, rechaza los cargos que formula el Juez de Residencia, Alcalde 2º Martín Francisco de Larrechea, en su auto del 1º del corriente. En una extensa exposición señala la “o la ubicación” de dicho Juez en la adopción de la medida, que hace dudar del fin que tuvo para tomarla y lo “ruinoso” de los fundamentos con que pretende demostrar que todos sus actos como Juez de Residencia fueron nulos e íntimos. Declara las razones y las bases legales que tuvo en cuenta para suspender al Alguacil Mayor José Manuel Troncoso, y señala que el Juez principal en Buenos Aires, nombró por Alguacil Mayor a un vecino, y no al propietario ni a su Teniente. Expresa que cesó en su comisión por los obstáculos que le pusieron las personas que iba a ser residenciados, y que el juez dispuso finalizar su cometido sin reprobar su actuación. Manifiesta que el proceder del Juez de Residencia tiende a amparar a un individuo que, por tocarle la residencia, no puede intervenir en los trámites de ella, y que ese procedimiento permite la impunidad de quienes eleven ser juzgados. Propone que el auto del Juez de Residencia se ponga a la cabeza de este acuerdo. El Alcalde 2º difiere su parecer. En razón de las quejas porque en los Chañares, del otro lado del Salado, se han poblado varias familias cordobesas y Santiagueñas expulsadas en su vecindario “por vagas y perniciosas” se comete al Alcalde 2º designar un comisionado, para que, con auxilio de tropa, proceda a expulsarlas de inmediato, y a proceder con todo rigor sino obedecen la orden. Se da vista al Procurador General sustituto de las cuentas del Mayordomo de Propios y Arbitrios, José Manuel Villaseñor, 1784, que ha pasado la Junta Municipal.

Programa ADAI Archivo General de la provincia de Santa Fe